Luego de más de cinco meses de estar fondeados en la Bahía de La Paz, las autoridades portuarias locales eluden su responsabilidad en el otorgamiento permisos y cobrar servicios relativos al arribo, fondeo y zarpe de 10  megacruceros turísticos que usaron las aguas paceñas como estacionamiento mientras suspendieron actividades por la pandemia de coronavirus.

El director de APIBCS, José López Soto, afirmó que la entrada y fondeo de cruceros fue gestión del gobierno estatal pero no así su decisión, sino de las autoridades federales de Capitanía de Puerto

“Fue una situación muy especial la que se vivió, por pandemia, primero se pidió apoyo al gobierno del estado para crear los puentes humanitarios, el segundo apoyo que se nos pide es el atraque de los cruceros de manera temporal”, dijo el funcionario estatal al hablar por primera vez al hablar sobre el tema durante la inauguración de nueva infraestructura portuaria en La Paz a un medio local.

A pesar de admitir que fue una gestión de las autoridades estatales dejó claro que la decisión de la estadía de hasta 10 mega embarcaciones en la bahía de la paz fue determinación de las autoridades federales: 

“Hemos estado dando alojo y cobijo a estas embarcaciones con la claridad y la aclaración de que la autoridad que determina quién entra y quién sale de un puerto es Secretaría de Marina por medio de Capitanía de Puerto no la Administración Portuaria Integral”, expresó.

“Yo como administrador de los puertos no digo quién entra y quién sale del puerto, yo me encargo solo de cobrar y administrar la infraestructura portuaria”, expresó la autoridad estatal al pasar la responsabilidad a la autoridad federal.

 “No estoy eludiendo ninguna responsabilidad solo estoy poniendo en contexto de cada quién lo que le corresponde”, añadió. 

“Si alguna autoridad debe determinar si una embarcación entra o no entra a un puerto es Capitanía de Puerto” reiteró.

En respuesta a una solicitud de información, la Secretaría de Marina (SEMAR) asegura no tener injerencia en la administración del área de anclaje designada a Puerto Pichilingue y la entidad concesionada a su manejo: Administración Portuaria Integral de Baja California Sur (APIBCS).

El Movimiento en Defensa por el Territorio, colectivo civil que surgió a partir de la denuncia ciudadana de contaminación por parte de los cruceros que fondearon en La Paz desde febrero del presente año, realizó una serie de solicitudes de información sobre el tema.

A nombre de dicho movimiento, se solicitó a través de la plataforma nacional de transparencia los permisos y documentación que solicitaron a los cruceros para entrar y fondear en la Bahía de La Paz.

La respuesta oficial de la SEMAR, encargada de la seguridad de los puertos del país informó que “conforme a lo establecido en el artículo 85 de la Ley de Puertos, será el Administrador Portuario quien asigne áreas de fondeo y posiciones de atraque según lo indiquen las reglas de operación del puerto”.

De esta manera, la Unidad de Transparencia de SEMAR (Oficio número: 1925) afirmó que es APIBCS y no Capitanía de Puerto: “la encargada de designar el área de fondeo cuando los buques tienen que esperar un lugar de atraque en el interior del puerto, el abordaje de la tripulación, el abastecimiento de medios logísticos, la inspección de cuarentena o el aligeramiento de carga” citando la norma oficial mexicana en la materia.

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *