La denuncia de la extrabajadora de Laboratorios SADAT en Twitter de Gloria María de Jesús Beltrán, se volvió viral porque acusó a exempleadora de forzarla a realizar unas pruebas químicas de un paciente, aunque las muestras ya habían cumplido el tiempo necesario para su análisis.

La Químico Bacterióloga Parasitóloga de la UANL, con una Maestría en Inmunobiología, empezó su relación laboral el 22 de junio. En su corto paso por el laboratorio, se percató que en ocasiones utilizan reactivos químicos caducos. O, bien, no siguen los protocolos básicos instaurados por la Secretaría de Salud cuando atienden a sus pacientes. 

La afectada denunció todo ante la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris). Denunció la manera en que se manejan las muestras para hacer pruebas PCR a turistas en Los Cabos, y la forma en que fue obligada a emitir resultados negativos para un pasajero de un viaje internacional contra su voluntad.

En un principio, en la denuncia publicada después en Twitter, Gloria María mencionó como dueño del laboratorio al Químico Farmacéutico Biólogo, Carlos Sadat Castro García, pero este se deslindó aclarando que desde hace años entregó la administración de los laboratorios mencionados en herencia a sus hijos, y actualmente son propiedad de Celia Casillas con quien dijo ya no tener relación de pareja; “confío de la mejor manera que la química Celia Casillas pueda responder a la acusación”.

De hecho, en las capturas de pantalla de la denuncia hecha a la Coepris, se logra ver una serie de capturas de pantallas dialogando con quien era su jefa: Celia Casillas. Ella es quien le da las órdenes de las que se queja porque son poco éticas su forma de proceder. 

“Si llegan a las 8 am las muestras podrían estar hoy, pero dudo de la estabilidad de las muestras ya que el tiempo que pudieron pasar sin refrigeración es mucho”, expresó la denunciante en los mensajes que compartió con sus superiores. “No importa el tiempo química, lo procesamos así” le contestó. 

Cuando la denunciante procesó las muestras y las capturó en el sistema se dio cuenta de que los resultados y las horas de toma de muestra habían sido alteradas por otra persona para que el pasajero en cuestión pudiera viajar sin contratiempo.

Además de la falta de cuidado en el manejo de muestras procesadas para pasajeros, la quejosa refirió una serie de prácticas que pudieran no estar apegadas al manejo de un laboratorio.

Señaló a Laboratorios SADAT por manejar de manera indebida material biológico-infeccioso depositandolo en la basura para que sea recolectado por el servicio público municipal; también sobre el uso de reactivos caducos y otras anomalías que pudieran representar violaciones a los protocolos de operación de un establecimiento de ese tipo.

#También solicité que cambiaran los reactivos para la cuantificación de VIH que solicitan el Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad Social y Servicios para los Trabajadores del Estado (ISSSTE) ya que se encuentran caducos desde junio del 2021 y algunos de otro lote desde noviembre del 2020”.

Además de las irregularidades en el ámbito profesional, también se denunció que laboratorios SADAT simula nóminas con salario mínimo para trabajadores que cobran salario profesional, actos de presión e incumplimiento de condiciones contractuales que, al decir de la química que denunció estos hechos no fueron escuchadas r la autoridad en materia laboral: la Secretaría del Trabajo en el Estado.

El dueño de Laboratorios AKA, Carlos Sadat, calificó a la denuncia como carece de evidencia directa y aseguró estar “a favor de que se revise la operación de todos los laboratorios para poner orden con la pandemia”. Hasta ahora Celia Casillas no ha emitido una postura al respecto.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *