Los diputados que extraviaron 337 mil pesos, Ramiro Ruíz Flores y Rigoberto Murillo, junto con la directora de Finanzas María Francisca Covarrubias, volvieron a ocupar lugares estratégicos en administración y finanzas en el próximo periodo legislativo.

La nula transparencia es la característica principal de las nuevas designaciones en las comisiones del Congreso de Baja California Sur. Después de conspirar en contra de sus antes aliados de Morena, el grupo del diputado sin partido, Ramiro Ruíz Flores, consiguió resurgir con el apoyo del PAN-PRI-PRS-PRD y, en lo oscurito, excluir a los representantes morenistas.

Un claro ejemplo, es el regreso a la Dirección de Finanzas de María Francisca Covarrubias Sánchez, quien estuvo relacionada en la desaparición de 337 mil pesos. El dinero había sido entregado a Rigoberto Murillo que continúa al frente de Cuentas y Administración que, después de confrontarse con Ruíz Flores, parece que logró un acuerdo.

No sólo eso, en la comisión encargada de analizar Asuntos Fiscales y Administrativos regresó el mismísimo Ruíz Flores. Éste último firmó junto a Covarrubias Sánchez los recibos que otorgaron a Murillo, el cual, cobró el asistente y el dinero nunca apareció.

El dinero iba orientado para realizar 5 foros de movilidad en cada municipio en 2018, luego de que legisladores dieran para atrás a la Ley Mendoza supuestamente que ayudaría en el tema de la regularización de Uber, pero que especialistas han criticado.

De hecho, la Ley de Movilidad de BCS impulsada por el gobierno panista será una de las tareas a votar con la nueva coalición con la derecha; ¿tomarán en cuenta las recomendaciones de los grupos y asociaciones expertas en el tema?

En la comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior del Estado quedó el morenista Carlos José Van Womer Ruíz y Humberto Arce como secretario y llega Ramiro Ruíz. Este grupo evaluará sus propias e irregulares cuentas de 2018.

Otro cambio que causó críticas fue la designación es la instalación de la cristiana de ultraderecha Perla Flores Leyva en la Comisión de Puntos Constitucionales y la colocación de la panista conservadora Elizabeth Rocha en la comisión de Igualdad de Género, ambas en contra de los derechos de las personas de la Comunidad LGBTTTI+; ¿Serán capaces de tumbar la votación a favor de una orden de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en lo referente al matrimonio igualitario?

Así que la oposición logró jalar a los morenistas Héctor Manuel Ortega Pillado, Carlos José Van Wormer Ruíz, los panistas José Luis Pérpuli Drew y Elizabeth Rocha; los representantes sin partido Rigoberto Murillo Aguilar, Lorenia Lineth Montaño Ruíz, Ramiro Ruíz y Perla Flores; la diputada del Partido Humanista Daniela Rubio; Anita Beltrán del PRI y Maricela Pineda, así como Sandra Moreno.

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Baja California Sur está al garete desde 1987.
    Nunca ha vuelto a tener gobernador desde (antes y después) de Alberto Andrés Alvarado Arámburo.
    No tan peor con Víctor Manuel Liceaga Ruibal y Guillermo Mercado Romero, pero desde que llegó el tramposo rapaz Leonel Cota Montaño, su primo Narciso Agúndez Montaño, el arroz de todos los moles (el retrógrada reaccionario, traidor al magisterio progresista) Víctor Castro Cosío, hasta el berrinchudon inútil hijo de Ángel César (también inútil) asesino de escuelas, el gobierno local ni una sola luz.
    No asombra que unos prostitutos y unas prostitutas (del cerebro) hagan estas trácalas.
    Carlos Mendoza Davis cree (ya se sabe que no piensa) que nadie lo ve: nunca será un miligramo más que los leoneles, puchas y similares.

    Eso es lo que alcanzo a ver.

    Vale.