El gobierno del estado entregará la responsabilidad de las finanzas a una nueva administración el 10 de septiembre próximo. Pero lejos de administrar la abundancia de un mejor futuro prometido, el gobierno que encabezará Víctor Manuel Castro Cosío encontrará deuda a largo plazo y pasivos que superan los 4 mil millones de pesos, como se puede comprobar en los documentos que la Secretaría de Finanzas estatal entrega a la Hacienda federal.

“Evitamos hipotecar el futuro de Baja California Sur”, expresó Carlos Mendoza Davis, cuando se le preguntó si logró bajar el nivel de endeudamiento del estado. Sin embargo, la no contratación de deuda, para la cual debía solicitar permiso al Legislativo, no significó que el nivel de endeudamiento de BCS aumentara significativamente.

Los reportes de la Secretaría de Finanzas y Administración del Estado (SFA) muestran la otra verdad: en efecto, el gobierno que termina sus funciones no contrató más deuda a largo plazo, y saldó en su totalidad los empréstitos a corto plazo que pidió en entre 2015 y 2018 que ascendían a 600 millones de pesos y que firmó con tres instituciones bancarias: 100 millones con Santander, 300 millones con Bancomer y 200 millones con Banorte respectivamente.

No obstante, la deuda a largo plazo mostró un incremento sensible bajo la administración que concluye. En 2015 el endeudamiento a largo plazo sumaba 1 mil 588 millones 731 mil 186 pesos y culmina el 2016 con un endeudamiento total de 2 mil 59 millones 563 mil 287 pesos mexicanos (29.6%).

Los créditos a largo plazo que reconoce oficialmente el gobierno estatal son con Banamex por 735 millones 643 mil 878 pesos; y dos Banobras, uno por 661 mil 736 millones 630 pesos mexicanos y otro por 658 millones 403 mil 572 pesos, así como un adeudo al Fovissste que asciende a 3 millones 779 mil 208 pesos.

Pero el rubro donde mayor crecimiento ha tenido el pasivo del gobierno estatal radica en el catálogo “otros pasivos”; un rubro donde se acumula la deuda a proveedores, laudos laborales, pago por servicios, quizá, algunos de ellos financieros.

En 2015, gobierno reportaba un endeudamiento bajo el catálogo de “otros pasivos” de tan solo 6 millones 229 mil 10 pesos en deudas al Fovissste, pero en esta “caja negra” de endeudamiento estatal al corte de julio del 2021 se reportaban “otros pasivos” por el orden de 1 mil 971 millones 338 millones 285 pesos.

Sumados los dos rubros ascienden a 4 mil 30 millones 898 mil 572 pesos un total de deuda y “otros pasivos” que, comparados con los 1 mil 594 millones 960 mil 160 pesos que recibió Carlos Mendoza en endeudamiento en 2015, representan un aumento del 152.7%. 

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *