La Secretaría de Salud de Baja California Sur emitió un oficio para exigir al personal médico y de enfermería, regresen a laborar a partir del 2 de agosto quienes dejaron de laborar por ser personas en riesgo al COVID-19.

Sindicalizados y aquellos contratados institucionales, deberán olvidarse de la comorbilidad que los aqueja y tendrán que regresar, sin importar el riesgo que representa para ellos.

“Todo aquel trabajador en resguardo por este decreto, se deberá incorporar a laborar el día 02 de agosto del presente año, de acuerdo a condiciones de trabajo pactadas, los cuales, recibirán por parte de la unidad equipo de protección personal de acuerdo a su perfil de puesto y su lugar de trabajo, pues ahora más que nunca la ciudadanía requiere de sus servicios como prestadores de servicio de salud”.

Escribió la Subdirección de Recursos Humanos del Instituto de Servicios de Salud de Baja California Sur, en el documento con folio 00000145.

El documento fue girado a los 7 hospitales, la las 4 jurisdicciones, laboratorios estatales, beneficencia pública, Centro Estatal de Salud Mental, Centro Estatal de Transfusión Sanguínea, Centro Estatal de Oncología, Unidad de Hemodiálisis, UNEME Capasitis, Coepris, entre otras instituciones.

Desde hace meses, el Gobierno de México publicó un decreto en el Diario Oficial de la Federación (DOF) para apoyar a las personas que integran el sector salud en condiciones de vulnerabilidad, destacando aquellas y aquellos que con obesidad, hipertensión arterial sistémica, enfermedades pulmonares, asma, así como embarazos.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *