A través de la periodista independiente Frida Guerrero se supo de la violación de una alumna de la Escuela de Mecánica y Aviación Naval en La Paz, Baja California Sur, y las diferentes vejaciones, actos discriminatorios y revictimización a la que fue sujeta la víctima entre las cuales se destacó la aplicación de medicamentos psiquiátricos. Debido a una mala integración de la carpeta por parte de la Fiscalía Militar, el presunto violador podría ser liberado en fecha próxima.

El caso lo exhibió la cronista de feminicidios Frida Guerrera en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador del 24 de septiembre pasado.

La periodista expuso que la alumna ingresó a dicha escuela naval en 2018 y, “a seis días de causar alta, fue abusada sexualmente por el teniente de navío Víctor Manuel Mesías Rosas” relató.

“Fui torturada psicológicamente mediante amenazas si declaraba e incluso insinuó que me iba a matar. Por miedo, callé unos días, pero después hablé”, narra la víctima a la periodista, cuya identidad Guerrera mantuvo bajo reserva.

Una semana después de la agresión, la alumna contó lo sucedido al almirante Ojeda Durán, quien entonces era Inspector de la Marina, y éste la acompañó a la Ciudad de México a presentar formalmente su denuncia.

Sin embargo, la alumna acusa que, tras presentar su denuncia, vivió actos de discriminación, entre ellos ser sometida a tratamiento psiquiátrico con antidepresivos, del cual jamás se llevó un control adecuado por parte del Servicio Médico Naval.

Pese a los daños secundarios que le causaron los medicamentos,. “Era obligada a tomar medicamentos e incluso tenía que enseñar ni lengua como prueba de haber ingerido la pastilla y después a firmar una hoja de asistencia”.

También la excluyeron de los servicios de guardias, fundamentales para su formación, y se prohibieron actividades sin que existiera prohibición médica para ello.

Aunado a lo anterior, fue señalada por la escuela como una “mentirosa” y “loca”, además de que hubo presión para expulsarla.

Guerrera resumió que el 2 de marzo de 2021 la alumna fue llamada, con mentiras, a la Ciudad de México, donde tuvo que detallar a médicos y un psicólogo la violación que sufrió.

A su regreso a la escuela naval, fue encerrada cinco días en el lugar donde fue violada como medida preventiva ante la Covid-19, lo cual “para ella fue algo sumamente fuerte”.

Cuando faltaban dos meses para que terminara su carrera, la Marina la dio de baja, por lo cual ella denunció abuso de poder y expulsión injusta ante la Fiscalía de Justicia Militar, que abrió una carpeta contra el médico naval David Leonel Vergara Valenzuela, la cual “hasta el día de hoy no tiene respuesta de ningún tipo”.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *