Gilberto Piñeda Bañuelos escribe su Opinión de Mierda

El Gobernador Carlos Mendoza Davis hizo un “berrinche” y decidió no publicar en el Boletín Oficial del
Gobierno de Estado la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos que ejercería el Gobierno del Estado
de Baja California Sur para el año 2021. Pareciera un desacato del Poder Ejecutivo al Poder Legislativo,
pero en mi opinión es mera formalidad en el poder de arriba, pues de cualquier forma lo ejercerá sin
mayor problema.
El gobierno de Carlos Mendoza Davis ejercerá el presupuesto del 1 de enero hasta el 9 de septiembre
sin haberlo publicado y el resto de los meses lo ejercerá quien salga ganador en el mercado electoral
que está en curso y que todo hace indicar, hasta ahora, que será Víctor Manuel Castro Cosío, quien
seguramente lo firmará y publicará hasta entonces.

¿Qué es eso de poder de arriba?

Las y los zapatistas  distinguen con una retórica extraordinaria  la diferencia entre el poder de arriba y el poder de abajo, los definen a veces con un lenguaje común y a veces como una metáfora.

Para las y los zapatistas el poder de abajo no tiene nada que ver con el mercado electoral y no lo definen en teoría sino que lo ejercen en la práctica en un amplio territorio indígena de Chiapas (en su mayoría Ttzotziles, Tzeltales, Tojolabales, Choles, Zoques) en su mayoría de la Selva Lacandona (1.8 millones de hectáreas) donde existen 1 mil 268 localidades, 940 de las cuales tienen menos de 100 habitantes. No sabemos de qué tamaño es el territorio zapatista, pero debe abarcar la mayor parte de la Selva Lacandona  distribuido originalmente en lo que ellos llaman Caracoles donde se ejerce el poder de abajo a través de las Juntas de Buen Gobierno (JBG) que se formaron en 2003 y de los Municipios Autónomos Rebeldes (MAREZ) que se formaron originalmente en diciembre de 1994; el poder de abajo lo practican los pueblos indígenas zapatista y no existe división alguna de poder legislativo ni poder ejecutivo; ellos ejercen de manera autónoma y autogestiva,  otro gobierno, otra justicia, otra educación, otra salud, otra economía, que nada tiene que ver con el mercado capitalista, y el que existe es un mercado para la subsistencia. Es un poder que se ejerce desde abajo.

A diferencia del poder de arriba que se comparte y se ejerce nacionalmente en el territorio nacional y estatalmente en el territorio de cada entidad federativa a través de un poder ejecutivo, un poder legislativo y un poder judicial con un garante: el ejército federal al mando de las fuerzas armadas terrestres, aéreas y marinas, y las policías.

La división de poderes es parte del “progreso” de la humanidad y tiene que ver con el establecimiento de un nuevo sistema que si fue formando en el planeta desde el siglo XIX y que se coronó con la revolución francesa a finales del siglo XVIII, y a partir de entonces todas las relaciones sociales de producción y distribución capitalistas que se establecieron desde entonces necesitó de una Constitución en cada nación del mundo que se fue construyendo con el tiempo en cada territorio nacional y dentro de él en cada territorio provincial, departamental, estatal o municipal, según el país de que se trate.    O sea, el capitalismo como sistema necesita de un poder de arriba  en lo económico que le garantice su permanencia en lo político ejercido a través del estado nacional y las entidades federativas con ese legado de la Revolución Francesa, a los que se llega por el voto universal, directo y secreto de los ciudadanos que a muchos les gusta nombrar como “Democracia” Representativa a través de un mercado electoral.  Por eso, en al caso mexicano, se eligen presidentes, gobernadores, senadores, diputados, presidentes municipales y alcaldes; y es al poder legislativo aprobar el presupuesto y al poder ejecutivo publicarlo para ejercerlo en tres poderes diseñado hace más de dos siglos y medio por el capitalismo.

¿Qué representan el poder ejecutivo y el poder legislativo?

La península de Baja California es un caso atípico del capitalismo: 1)la economía cazadora recolectora en la península de la California persistió casi dos siglos cuando el mercado colonial ya se había extendido a casi toda la Nueva España;  2)nunca tuvo siquiera la estructura política-territorial colonial y aunque tuvo la denominación de Provincia de la California nunca hubo Ayuntamientos y el primer gobernador, Gaspar de Portolá Rovira  fue designado por la Corona española hasta después de expulsados los jesuitas en 1768;  3)los jefes políticos o gobernadores desde el siglo XIX y hasta el tercer cuarto del siglo XX  fueron designados desde el gobierno central por el presidente de la República (a excepción de Agustín Arriola electo por un plebiscito en 1920) ya que fue hasta 1974 cuando se eligieron diputados locales constituyentes y en 1975 fue cuando es eligió por voto universal  a Ángel César Mendoza Arámburo como gobernador del Estado,  padre del actual gobernador Carlos Mendoza Davis; y a los diputados de la  I Legislatura el Congreso del Estado quienes aprobaron por primera vez el Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos para 1976 del nuevo Estado de Baja California Sur, firmado y publicado en el Boletín Oficial del Gobierno del Estado por Ángel César Mendoza Arámburo.

Ya pasaron 14 legislaturas desde 1975 y en 2018 la oleada de la elecciones presidenciales le toco elegirse la XV Legislatura con una mayoría Morenista-Petista-Pesista afín al presidente de la Republica que resultó electo, quienes durante el primer año y medio vivieron una “luna de miel” con el gobierno de Carlos Mendoza Davis y viceversa, y aprobaron los presupuestos de su segundo periodo de gobierno estatal en  2019, 2020 y 2021. Sin embargo, en la medida en que se acercaban los tiempos electorales, hubo una primera división del poder de arriba al interior de la mayoría legislativa que impidió tener la mayoría del Congreso a la fracción morenista, hecho que rápidamente terminó con la “Luna de Miel” que tenían con el gobernador y hubo una nueva fractura del poder de arriba ahora entre el poder legislativo y el poder ejecutivo, que se convirtió en un Circo, con demandas y contra demandas de amparo sucesivas, y después con la negativa del gobernador de firmar y publicar los acuerdos que iba tomando el dividido Congreso del Estado, y el presupuestos de egresos de más de 17 mil 240 millones de pesos  aprobados por el Congreso del Estado de Baja California Sur para el 2021.

Son divisiones de un lado y de otro, de forma y no de fondo, entre el poder legislativo y el poder ejecutivo, a unos y a otros  les aplauden;  a unos y a otros les abuchean;  por eso queda mucho mejor la metáfora de la Cantina en lugar de la metáfora  del Circo. Me refiero a la primera parte de los comunicados de las(os) zapatistas del 29 de diciembre de 2020 que suscribe el  subcomandante  insurgente Galeano, que  lleva el título de LA CANTINA, que dice así:

Usted no sabe bien a bien por qué, pero camina de la mano de una niña.  Está a punto de preguntarle a dónde se dirigen, cuando pasan frente a una gran cantina.  Un gran letrero luminoso, como la marquesina de un cine, declara: “LA HISTORIA CON MAYÚSCULAS. Cantina-bar”, y más abajo “No se admiten mujeres, infantes, indígenas, desempleados, otroas, [email protected], migrantes y demás desechables”.  Alguna mano blanca ha agregado “In this place, Black Lives does not matter”.  Y otra mano varonil sumó: “Mujeres pueden entrar si se comportan como hombres”.  A los lados del establecimiento, se amontonan cadáveres de mujeres de todas las edades y, a juzgar por las ropas hechas jirones, de todas las clases sociales.  Usted se detiene y, resignada, la niña también.  Se asoman por la puerta y ven un desorden de hombres y mujeres con modos masculinos.  Sobre la barra o mostrador, un varón esgrime un bate de béisbol y con él amenaza a diestra y siniestra.  La muchedumbre está claramente dividida: en un lado quienes aplauden y en el otro quienes abuchean.  Todos están como embriagados: la mirada furiosa, la baba escurriéndoles por la barbilla, el rostro enrojecido.

Se acerca a usted quien debe ser el portero o algo así y le pregunta:

  “¿Quiere pasar?  Puede elegir el bando que guste.  ¿Quiere aplaudir o criticar?  No importa cuál elija, le garantizamos que tendrá muchos seguidores, likes, pulgares arriba y más aplausos.  Usted será famoso si se le ocurre algo ingenioso, sea a favor o en contra.  Y aunque no sea muy inteligente, basta con que haga ruido.  Tampoco importa si es cierto o falso lo que grite, siempre y cuando grite fuerte”.

  Usted valora la oferta.  Le suena atractiva, sobre todo ahora que a usted no le sigue ni el perro.

  “¿Es peligroso?”, aventura usted con timidez.

  El cadenero lo tranquiliza: “De ninguna manera, aquí reina la impunidad.  Vea usted a quien está en turno al bate.  Dice cualquier tontería y unos le aplauden y otros lo critican con otras tonterías.  Cuando esa persona termine su turno, otra subirá.  Ya le dije antes que no necesita ser inteligente.  Es más, la inteligencia aquí es un estorbo.  Anímese.  Así se olvida de las enfermedades, de las catástrofes, de las miserias, de las mentiras hechas gobierno, del mañana.  Aquí la realidad no importa en realidad.  Lo que vale es la moda en turno”. Cualquier semejanza con el pleito entre el poder legislativo y el poder ejecutivo, es mera coincidencia. Publicar o no publicar el  presupuesto de Egresos, no cambia para nada las cosas. Que gobierne un partido u otro no cambia para nada la esencia del funcionamiento del capitalismo, solo cambia la forma de gobernar, pues todo lo demás queda tal como está, incluso, la estrategia de desarrollo capitalista para Baja California Sur es el mismo y consiste en fomentar los macroproyectos capitalistas turísticos e inmobiliarias, y para muestra basta observar el comportamiento de los gobiernos morenistas y partidos aliados de La Paz y Los Cabos, y    el gobierno estatal panista ahora coaligados con priistas, y otros partidos aliados…. Esta es mi opinión de mierda.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *