Eso declaró el expresidente de México por el PAN, Felipe Calderón, acerca de su mano derecha en la simulada guerra contra el narco, en su visita al malecón de La Paz junto a su esposa para recolectar firmas para su partido político.

Para el expresidente Felipe Calderón Hinojosa, el juicio de su mano derecha y exsecretario Seguridad Pública, Genaro García Luna, acusado de tener nexos con el Cártel de Sinaloa, no afectará la imagen de México Libre.

“Cada quien es responsable de sus propios actos”, dijo el expanista durante su visita al malecón de La Paz, lugar donde su esposa Margarita Zavala recolectaba firmas para continuar con el proceso de registro como nuevo partido político.

En diciembre de 2019, el Partido del Trabajo manifestó su preocupación de que México Libre recibiera recursos del narcotráfico. Dicha acusación viene a colación después del juicio iniciado por Estados Unidos contra el funcionario de Calderón Hinojosa.

Debemos recordar que en el sexenio de Calderón Hinojosa inició una guerra contra el narcotráfico, la que produjo cerca 268 mil 784 homicidios dolosos y más de 61 mil desaparecidos. Sin embargo, pese a la muerte ocasionada en todo México por su estrategia, el exmandatario insistió en que él sí enfrentó al crimen organizado.

Sobre la estrategia de seguridad de su gobierno, la defendió afirmando que no sólo era una persona la encargada de combatir el narcotráfico en el país, presumiendo que en su administración atraparon al mayor número de cabecillas de bandas delincuenciales dedicada al trasiego de drogas.

Incluso, en 2019, capos como Jesús “El Rey” Zambada García, testigo en el juicio por narcotráfico contra Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, aseguró que Genaro García Luna, también aceptó sobornos millonarios del Cártel del Pacífico.

La Fiscalía de Nueva York invitó a “El Licenciado” Dámaso López para testificar en contra del “súoer policía” de Calderón Hinojosa.

De hecho, desde 2012 el Edgar Valdez Villarreal conocido como “La Barbie”, acusó a García Luna y al mismo Calderón Hinojosa de tener nexos con criminales. Denunció que el expresidente de México lo perseguió políticamente, debido a que él se negó a ser parte del trato que el expanista quería hacer con los ‘grupos de delincuencia organizada’.

La violencia llegó a Baja California Sur durante los últimos meses de gobierno de Marcos Covarrubias Villaseñor en 2014.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *