Morena, en alianza con el PES, ganó 15 espacios en el Congreso el pasado 1 de julio de 2018, dejando así solamente 5 curules a la oposición. Tras el divorcio con el PES y los malos entendidos con Ramiro Ruiz y Ortega Pillado, la balanza podría no favorecerles del todo

Durante la ceremonia llevada a cabo en el Congreso del Estado para elegir a la mesa directiva del segundo periodo ordinario de sesiones, tuvo lugar una escena que mostró cómo la superioridad del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en el Poder Legislativo podría perderse: Omar Castro Cota, antiguo militante del Partido de la Revolución Democrática (PRD), exsecretario de Educación Pública y allegado al grupo político del superdelegado morenista Víctor Castro Cosío, interrumpió el evento para lanzarle un billete de 20 pesos a uno de los diputados de la cuarta transformación (4T), Héctor Manuel Ortega Pillado, acusándolo de traicionar al partido pues, “por el peso del dinero”, sugirió, ahora trabaja para los intereses del Gobierno del Estado.

Héctor Manuel Ortega Pillado

Luego de gritarle “¡traidor!” y “¡agarra los veinte pesos, eso es lo que vales!”, Omar Castro salió del recinto legislativo y fue abordado por El Organismo. En entrevista, explicó que acudió al parlamento “como ciudadano” y militante de Morena para conocer la integración de la nueva mesa directiva, y explicó que su enojo surgió cuando Ortega Pillado, diputado por el primer distrito local, con sede en San José del Cabo, presentó una terna distinta a la propuesta por su partido, la cual, además de integrarse sólo por diputados opositores a la 4T, ganó en una votación con un resultado de 11 a 9.

Aquí es importante destacar que los diputados de Morena en el Congreso son 8, aunque 2 curules más que se dicen sin partido, las de Homero González Medrano y Soledad Saldaña Bañales, también están de su lado, lo que resulta en un total de 10 legisladoras y legisladores que presuntamente votarían por la mesa directiva morenista. Descontando el voto de Ortega Pillado, la votación se decantó hacia la oposición.

Así, la nueva mesa directiva estará integrada por la diputada Daniela Viviana Rubio Avilés, del Partido Humanista, como presidenta; por José Luis Pérpuli Drew, del Partido de Renovación Sudcaliforniana (PRS), como vicepresidente; Lorenia Lineth Montaño Ruiz, del extinto Partido Encuentro Social (PES), como secretaria; y Maricela Pineda García, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), como prosecretaria. De acuerdo con Omar Castro, esta conformación permitirá que temas relevantes para el gobernador Carlos Mendoza Davis, como la ley de movilidad, al igual que otros que son parte de la agenda conservadora, siendo un caso la despenalización del aborto, se conduzcan en los términos más convenientes para la oposición.

Daniela Viviana Rubio Avilés

“Pillado es alguien que no responde a sus principios que lo llevaron a ser diputado, como lo son los principios de Morena, el perfil ideológico, las convicciones, el compromiso que se asume con un partido político que te lleva a una posición como esta”, declaró Castro Cota. “Ahora es capaz de proponer una planilla distinta a la que propone Morena: propuso la planilla de la oposición […] Pillado, más que Pillado, es un pillo. Porque alguien que traiciona a su partido y a los principios no es otra cosa más que un pillo, un traidor, y un traidor merece menos de los veinte pesos que le arrojé […] Creen que llegaron y que ganaron con méritos propios, cuando hasta antes de las elecciones del año pasado nadie los conocía: llegaron por la ola, por el tsunami, por el poder de convocatoria y el poder electoral que levantó Andrés Manuel López Obrador”.

Omar Castro mostró que “es evidente que es una mesa directiva afín a otro poder, al Poder Ejecutivo”, lo cual “no es cosa menor, y menos por los asuntos que se van a tratar dentro de poco, que tienen que ver con la ley de movilidad, que tiene que ver con la despenalización del aborto, entre otras iniciativas que están pendientes y que la ciudadanía espera que respondan a un interés general y no de un poder”.

Omar Castro Cota

En este sentido, señaló que desde su perspectiva, el caso de Ortega Pillado demuestra que existe “injerencia de un poder sobre otro”, pero “lo más penoso sería que esa injerencia”, sugirió, “esté determinada por dinero, no por convencimiento, no por convicción, no por persuasión sino porque el peso del dinero esté influyendo en las decisiones de otro poder”.

Al respecto, Alberto Rentería Santana, presidente estatal de Morena, señaló para El Organismo que “es una irresponsabilidad absoluta el que sea un diputado de Morena […] quien haya hecho la propuesta de diputados de diferentes partidos [al suyo] para encabezar los trabajos legislativos del próximo periodo ordinario de sesiones”. Es por ello que, adelantó, el partido ha iniciado “de oficio una investigación para revisar la norma estatutaria” y lograr “encuadrar alguna queja, alguna sanción, en contra de esta determinación del diputado Ortega Pillado”.

Alberto Rentería Santana

Hay que recordar que la mesa directiva del Congreso del Estado es el órgano de gobierno encargado de conducir las sesiones y de asegurar el debido desarrollo de los debates, discusiones y votaciones en el pleno. Quien preside la mesa, entre otras facultades, cuenta con la capacidad de abrir, prorrogar, suspender y clausurar las sesiones; dar curso a los oficios y escritos que se reciban en el Congreso, así como las Cuentas Públicas del Estado y Municipios; determinar los asuntos que deban someterse a discusión; conducir los debates y las deliberaciones del Congreso; y exigir orden al público asistente a las sesiones, así como ordenar que desalojen el recinto cuando hubiere motivo para ello, requiriendo, si es preciso para hacer cumplir su determinación, el auxilio de la fuerza pública.

No hay que olvidar, por último, que Morena, en alianza con el Partido Encuentro Social (PES), ganó 15 espacios en el Congreso del Estado el pasado 1 de julio de 2018, dejando así solamente 5 curules a la oposición. Ahora, tras el divorcio con el PES y los malos entendidos con diputados como Ramiro Ruiz Flores y Ortega Pillado, la balanza podría no favorecerles del todo.

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *