Cabo San Lucas reportó únicamente daños materiales tanto en la infraestructura urbana, así como en algunas viviendas como resultado de la constante lluvia y vientos del huracán Genevieve.

A través de redes sociales se han dado a conocer historias sobre estragos del huracán en la ciudad.

Julia Torres vivió la destrucción de su hogar, en la colonia Chulavista, donde vivía con sus tres hijos. “[…] Aquí no tenemos donde vivir, prácticamente se llevó todo, nos dejó sin ropa, sin cama, sin trastes y no nos ha llegado ayuda del gobierno”.

El apoyo que los damnificados solicitan es cobijas y ropa para infantes de 9, 7 y 4 años de edad, el número telefónico para apoyarlos es 6241268449.

Se estima que más de 10 mil familias viven en casas de madera y cartón en asentamientos irregulares que son propensos a inundaciones en Cabo San Lucas, zonas que generalmente deben ser evacuadas cuando se acerca una tormenta.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *