Daniela Reyes

Este martes 4 de mayo de 2021, el Congreso del Estado de Baja California Sur elegirá a dos personas para formar parte del Consejo Ciudadano de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) BCS.

La principal preocupación en torno a este tema es el largo antecedente de ingobernabilidad de la CEDH pueda resultar en la elección de candidatos/as que apoyan agendas anti-derechos, con ideología fundamentalista o que no tengan trabajo previo demostrado de interpretación y aplicación progresista de los Derechos Humanos en la comunidad sudcaliforniana.

INGOBERNABILIDAD EN LA CEDH

Silvestre de la Toba Camacho, fue electo como presidente de la CEDH BCS en 2015 y ocupó el puesto hasta 2017 cuando fue víctima de un asesinato en un ataque dirigido a su familia. Desde entonces, la Comisión de Derechos Humanos (CEDH) ha vivido una prolongada crisis de gobernabilidad que se extiende y pone en riesgo el cumplimiento de las responsabilidades de dicho organismo hasta la actualidad.

Después de los lamentables hechos, Lizzeth Collins Collins se desempeñó como encargada de despacho. Posteriormente resultó electa como Presidenta de la CEDH por votación del Congreso del Estado de BCS el 18 de abril de 2018, sin embargo, la legalidad de esta elección fue fuertemente cuestionada por tres razones principalmente.

  1. Uno de los candidatos, Yarto Chávez, promovió el amparo 489/2018  debido a que se le había impedido el registro como candidato, mismo que se resolvió a su favor, sin embargo, las elecciones se llevaron a cabo sin tomarlo en cuenta, por lo que resultó violentado en su derecho.
  2. También se cuestionó que Collins Collins había incumplido en uno de los requisitos al no separarse del cargo como encargada de despacho para participar de la convocatoria, lo cual constituía conflicto de interés.
  3. Irregularidades administrativas por parte de Collins Collins como encargada de despacho, señaladas por las consejeras Cristina Ortuño Villaseñor, Ana Ozawa y Alberto Torres Alfaro.

Sin embargo, ante estos fuertes señalamientos, el Congreso del Estado actuó de manera omisa, sembrando la semilla de una gran inestabilidad, puesto que Lizeth Collins continuó como encargada de despacho hasta el 26 abril de 2018, para ser relevada por Juan Bautista Moyrón Echeverría.

DESPIDOS INJUSTIFICADOS

En mayo de 2019, después de mucha inestabilidad en la CEDH y varios intentos fallidos por designar al nuevo/a titular, Elías Camargo Cárdenas fue elegido como el presidente de dicho organismo, puesto que desempeña actualmente y hasta 2023.

El primero de los escándalos que surgieron de esta administración fue la arbitraria suspensión del visitador general de la CEDH La Paz, Juan Manuel Alfaro Castro en julio de 2020, presuntamente por el designio de Elías Camargo, presidente y de Roberto Espinoza, administrador del organismo, quienes intentaron darlo de baja a través de un proceso irregular, por lo que Alfaro Castro promovió un amparo.

Alfaro Castro dio a conocer a través de los medios de comunicación sobre una “repartición de posiciones incentivado por recomendaciones políticas” al interior de la CEDH, en la que Elías Camargo, de manera irregular, ha renovado la administración y despojando de su trabajo a personas que tenían años de servicio en la institución para colocar “a los suyos”.

Señaló que su caso no es el único, pues lo mismo ha sucedido con los visitadores de Los Cabos, de Loreto, de Vizcaíno, Santa Rosalía, y en esta ocasión mencionó que a él se le despidió para colocar en su lugar de manera arbitraria a Carlos Vergara Monroy como Visitador General de la CEDH en La Paz.

LA CEDH AHOGADA EN DEUDAS LABORALES

Todos estos despidos injustificados, han ahogado a la CEDH en deudas, lo cual incluso ha puesto en riesgo el pago de nómina, por lo que Elías Camargo, exhortó al Congreso del estado para que incrementaran el recurso destinado para este organismo en 2021, sin embargo, señaló que esas deudas laborales son heredadas de administraciones pasadas, a pesar de los múltiples despidos durante su administración.

Estos actos han vulnerado los Derechos Humanos de funcionarios experimentados de la CEDH de manera flagrante y puesto en riesgo la existencia de una institución que vele, promueva y practique el cumplimiento de los DD. HH., cuando en lugar de hacer lo correspondiente, parece que se esfuerza en un proyecto guiado por intereses personales, ilegal, arbitrario y contrario al principio de Derechos Humanos.

NEXOS CON FUNDAMENTALISTAS ANTI-DERECHOS

Además, en octubre de 2019, el Presidente de la CEDH BCS, Elías Camargo, sostuvo una reunión con representantes del Frente por la Familia Natural (FNF) en BCS y ha anunciado acuerdos, de los cuales fue obligado por parte del Consejo del CEDH a retractarse, debido a que se trataba de acciones contrarias a la perspectiva de DD. HH., que debe imperar en el organismo.

Después de este incidente, el Consejo fue “castigado”, ya que unos meses después, en diciembre de 2019, el Congreso retiró sus facultades a los/as consejeros/as de aprobar y supervisar la administración de la CEDH, eliminando los contrapesos ciudadanos en su totalidad y dejando todo el poder en manos de una sola persona: Elías Camargo, el Presidente. 

Lo más interesante y preocupante es que esta modificación se logró a través de la iniciativa ciudadana conjunta presentada por Edgar Alan Loubet, representante del Frente Nacional de la Familia (FNF) y la actual diputada por Morena, Petra Juárez, a quien se le buscó en repetidas ocasiones sin que el consejo obtuviera atención o consideración alguna.

HORA DE DEFENDER EL ESTADO LAICO

Por el largo antecedente de violaciones al Estado laico y de ingobernabilidad de la CEDH, es urgente que los diputados/as evalúen a los/as candidatos/as para ser consejeros/as en materias como perspectiva de  género, derechos de las mujeres y de la niñez.

También se requiere que investiguen a profundidad los nexos que estos pudieran tener con el presidente Elías Camargo, para que los/as consejeros/as representen un verdadero contrapeso ciudadano, y posibles nexos con el Frente Nacional de la Familia (FNF) en BCS y con el Frente Ciudadano por la Familia Natural, quienes buscan posicionar una agenda religiosa fundamentalista que violenta el Estado laico y los derechos humanos de nuestro país en materia de igualdad y no discriminación, y que por lo tanto, no pueden ocupar un espacio en una institución cuyo objetivo representa todo lo opuesto.

Como ciudadanía, debemos prepararnos y disponernos a defender y ocupar esos espacios destinados para nosotros/as en los Consejos Ciudadanos, y en este momento, debemos presionar para que los/as diputados/as  elijan a dos consejeros/as comprometidos/as con todos los Derechos Humanos para todas las personas y no permitan que entren personas con agenda anti-derechos para que la CEDH pueda garantizar, promover y respetar el Estado laico.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *