La nueva bancada “morenista” de Ramiro Ruíz Flores, nacida al calor de las modificaciones irregulares efectuadas en la Ley Reglamentaria del Poder Legislativo del Estado de Baja California Sur, fue desconocida por el Comité Ejecutivo Estatal de Morena Baja California Sur.

Sostenemos que el único interés que protege la oposición a Morena en el Congreso del Estado, que ha motivado la serie de atropellos a nuestra Fracción Parlamentaria, es el beneficio económico personal y la protección al Ejecutivo Estatal”, indicó el CEE.

La dirigencia estatal fijó mediante un comunicado de prensa su postura ante la a Fracción Parlamentaria de “Morena Juntos Haremos Historia” que llamó apócrifa, integrada por los Diputados sin partido (antes PES) Ramiro Ruiz Flores, Sandra Moreno, así como de los diputados Carlos Van Wormer y Héctor Ortega Pillado; “solo existe la bancada de Morena, única y legitima presidida por la diputada Milena Quiroga Romero”.

El CEE desconoció a Van Wormer y a Ortega Pillado como legisladores morenistas, quienes permitieron las modificaciones necesarias para que Morena no vuelva a las comisiones o a la mesa directiva dando el poder al PRD, PES y al PAN; “podrán llamarse de la manera que quieran bajo la reforma que se aprobaron dentro del Congreso del Estado para engañarse a ellos mismos y a la población menos informada, pero para el Movimiento de Regeneración Nacional y los morenistas que enarbolan el Proyecto Alternativo de Nación”.

Sin embargo, la dirigencia declaró que si Ruíz Flores busca el diálogo con el partico, primero tendrá que renunciar a sus privilegios económicos para recibir un sueldo neto de 88 mil pesos como lo hacen los demás legisladores.

La oposición encabezada por Ramiro Ruiz Flores tienen percepciones de hasta 438 mil pesos mensuales; 40 mil por presidir la Mesa Directiva, 100 mil por presidir la Comisión de Cuenta y Administración del Congreso, 100 mil por bonos adicionales, 88 mil pesos por dieta legislativa, 35 mil por apoyo asistencial y 75 mil por gastos legislativos.

“La reforma al interior del Congreso del Estado realizada al vapor y por la vía Fast Track, como coloquialmente se le reconoce a las iniciativas presentadas sin análisis, justificación y consenso, constituye una violación flagrante a la estabilidad del Congreso del Estado, hechas con la única finalidad de perjudicar y entorpecer la vida democrática del legislativo y obstaculizar a Morena en la tarea de limpiar y transparentar la función pública en el Estado”, se lee en el documento.

La dirigencia de Alberto Rentería mencionó cada una de las arbitrariedades cometidas por los diputados que dieron el golpe parlamentario:  “Ramiro Ruiz Flores es el único que firmaba cheques junto a la Directora de Finanzas, Francisca Covarrubias, que Morena había retirado del cargo y hoy han regresado al Congreso del Estado junto a los diputados de oposición”.

Además, expresó que Ramiro Ruiz y Rigoberto Murillo son responsables del desvío de 375 mil pesos destinados a los foros de consulta ciudadana sobre movilidad en cinco municipios y que no han podido solventar el destino de dicho recurso.

“Carlos Van Wormer y Héctor Ortega Pillado, quienes hoy conforman otra fracción parlamentaria continuaran cobrando 150 mil pesos adicionales, es decir 238 mil pesos mensuales”, acusó el CEE.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *