Cristian Mendoza

La administración del pequeño dictador terminó el pasado viernes 10 de septiembre. Un gobierno que persiguió a activistas, que despojó a pescadores sus playas, implantó un modus operando para que los desarrolladores depredadores se instalaran en zonas protegidas y exterminando ojos de agua y secando esteros a lo largo y ancho del Estado. Hecho a andar una maquinaria de autoritarismo contra la educación en casos como la casa del estudiante sudcaliforniano y escuela primaria 18 de marzo, convertida en estacionamiento y entregada a consignación al la CANACO.

La tecnocracia neoliberal en BCS engendró un sistema de turismo de masas privatizador, depredador y excluyente. El Plan de Desarrollo para Cabo Del Este con tendencia a un crecimiento desregularizado, Cabo Pulmo amenazado constantemente por Grupos de Inversionistas rapaces.

Los miles de desaparecidos con una procuraduría omisa e indolente y que en el 2018 llevó a una guerra contra el narco que puso a la entidad como uno de los 40 Estados más violentos del mundo.

Grandes expectativas se abren ante este nuevo régimen que encabezara Víctor Manuel Castro Cosío, quien con 46.51% del listado nominal, ganó la gubernatura.

¿Revertir el daño causado por las políticas neoextractivistas de la tecnocracia neoliberal será una utopía?, y vale hacerse la pregunta pues las utopías son posibles, solo y mientras el pueblo tome su lugar en la historia y encienda la maquinaria de la participación, se apoderen de herramientas como el Programa de Ordenamiento Ecológico Local (POEL), instrumento de participación ciudadana que ayudarán a decidir qué es lo que queremos en nuestras ciudades.

Habemus Gobernador, un gobernador de bases sociales y de luchas históricas, compañero de resistencias y de victorias colectivas y que cuenta con el respaldo y la confianza de AMLO, pero también y no menos importante: habemus prole. Prole que salió a las urnas para desmentir la falacia del “Mejor Futuro” y que ahora tiene la ardua tarea de romper las inercias de los viejos cacicazgos y las herencias de corrupción de 18 años de poder que dejo el PANISMO, el virrey del caimancito y su hampa de cuello blanco…

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *