Las tareas escolares no vuelven mejores estudiantes a los niños y jóvenes, sino todo lo contrario.

La diputada Perla Flores lanzó un llamado al secretario de Educación Pública, Profr. Héctor Jiménez Márquez, en la  Sesión Pública Ordinaria de la Diputación Permanente del día de hoy, le pide que aplique las recomendaciones que hace la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) respecto a que las tareas escolares no cumplen los objetivos de aprendizaje en los niños, solo los cansan, los agobian, aburren y les roban la voluntad y deseos de instruirse, cuando lo primordial es que los estudiantes se sientan cómodos y contentos con sus actividades.

La legisladora hizo alusión a una declaración que realizó la ONU, donde señala que las tareas escolares no vuelven mejores estudiantes a los niños y jóvenes, si no por el contrario. 

La ONU fundamenta sus declaraciones en los estudios que realizó el maestro y psicólogo Harris Cooper de la Universidad de Duke, que es una de las Universidades más reconocidas de Estados Unidos y del mundo, Cooper realizó un estudio a varios estudiantes de diferentes rangos escolares y determinó que las tareas no los vuelven mejores, por el contrario, los hacen personas estresadas y con poca creatividad.

Cooper asegura que en lugar de que una persona pase haciendo horas de tarea, sería mucho mejor que ese tiempo sea destinado para actividades que apasionan al estudiante, que el pasar su tiempo libre con la familia, arte, deportes o cualquier actividad ayuda más a los estudiantes y que estas acciones desarrollan el lado emocional del alumno”, asegura Flores.

Basándose en lo anterior, Perla Flores comenta que los niños de primaria están sufriendo problemas como la ansiedad y estrés infantil al avocarse a largas horas por tareas escolares, por tal motivo, sería mejor cambiar esas horas estresantes para los niños por actividades de artes y deportivas. 

Señaló, también, que en el artículo 60 específica que las niñas, niños y adolescentes tienen derecho al descanso, al esparcimiento, al juego y a  las actividades recreativas propias de su edad, así como a participar libremente en actividades culturales, deportivas y artísticas, como factores primordiales de su desarrollo y crecimiento. 

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *