Por lo menos 150 ejemplares de lobos marinos quedaron varados en la zona conocida como Cabo San Lázaro, perteneciente al área del Golfo de Ulloa.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) fue informada desde el 4 de septiembre, según informó el diario nacional Excelsior, incluso mandaron a tres inspectores de oficinas centrales.

Hay dos posibles explicaciones de tan impactante imagen. La primera se creyó en una intoxicación por microalgas en el mar. En periódico entrevistó a un experto a quien relacionó la mortandad debida a las grandes embarcaciones atuneras y sus grandes redes de encierro.

La zona es conocida por las muertes de tortuga amarilla (Caretta caretta) que provocó amenazas de Estados Unidos de un embargo pesquero por las prácticas de barcos industriales, además de existir la amenaza de la minería submarina.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *