Ante la preocupación por la nueva obra del proyecto Costa Palmas, el cual  ingresó a Procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental (PEIA) el pasado 27 de agosto, habitantes de Cabo del Este pidieron a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, (SEMARNAT) que se abriera a consulta pública.

A pesar de que la solicitud se presentó en los términos que señala la Ley General para el Equilibrio Ecológico y Protección Ambiental (LEGEEPA), dicha dependencia no emitió una respuesta, violando los límites que la propia ley señala.

La omisión a dar respuesta a la solicitud de consulta pública de un nuevo proyecto en Cabo del Este en los tiempos que indica la ley, se acumula con otras ocasiones en que la Semarnat ha negado la participación pública a los habitantes de esta región. Por lo tanto, la autoridad ambiental ha emitido autorizaciones en materia de impacto ambiental sin considerar las opiniones de la población afectada.

La erosión de playa frente al complejo turístico de lujo “Costa Palmas”, ocasionada por sus propias instalaciones, ha llevado a la empresa a realizar una nueva obra que consiste en la construcción de estructuras de protección en la zona marina y actividades de relleno para recuperar esta playa. Sin embargo, esta sería la segunda ocasión que el proyecto ha ingresado obras de remediación “complementarias” a evaluación ambiental.

“La Semarnat no debe evaluar los proyectos y sus impactos ecológicos de manera fragmentada. Esta nueva obra de Costa Palmas es un claro ejemplo de que estas prácticas generan alteraciones ambientales y sociales que, al no haber sido evaluadas de manera integral, generan la necesidad de instalar nueva infraestructura” señaló Miguel Palmeros, coordinador del Programa de Conservación Marina de la Sociedad de Historia Natural Niparajá, A.C.

Después de haber logrado la protección del sitio ante la amenaza del megaproyecto Cabo Cortés, la región ahora enfrenta la instalación de diversos proyectos comerciales, inmobiliarios y turísticos en la región, cuyos impactos acumulados pondrían en grave riesgo a los ecosistemas de Cabo del Este, incluyendo al arrecife de Cabo Pulmo.

El incremento en la demanda energética y el recurso hídrico es otra situación que preocupa a los habitantes de Cabo del Este, ya que actualmente los acuíferos de los que se abastecen se encuentran sobreexplotados y el desabasto de energía en todo el estado ha generado constantes apagones en los últimos años.

“De continuar aprobando pequeños y medianos proyectos turísticos e inmobiliarios en los alrededores de Cabo Pulmo, en el largo plazo la cancelación de Cabo Cortés no habrá servido de mucho, ya que el daño ambiental que en su conjunto pueden ocasionar al arrecife todos estos nuevos proyectos, podría ser equivalente al del mega proyecto español” comentó Ernesto Vázquez Morquecho, Enlace de Coordinación de la Coalición Cabo Pulmo.

Hacemos un llamado a la Semarnat para que los proyectos en Cabo del Este se evalúen de forma integral y no se continúe aprobando proyectos fragmentados en la región. Así mismo, pedimos que no se frene la participación pública en los procesos de evaluación de proyectos que impactarán en el medio ambiente y la forma de vida de las comunidades que dependen y protegen el arrecife de Cabo Pulmo.

El tamaño del megaproyecto de 405 hectáreas de Costa Palmas se extiende a lo largo de 3,2 kilómetros de playa.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *