De nueva cuenta, Rubén Gregorio Muñoz Álvarez, presidente del XVI Ayuntamiento de La Paz, convocó a la décima novena sesión extraordinaria con el objetivo de atender puntos urgentes, como la compra-venta de un terreno de 6,659.580 metros cuadrados, en El Manglito, a favor de la Promotora El Salate de Miguel Sánchez Navarro.

Sánchez Navarro quiere recomprar este terreno, el cual, fue donado por su empresa en donde construirá Al Mar Residencial, pero debe entregarse por mandato de la Ley de Desarrollo Urbano de Baja California Sur a la alcaldía de La Paz.

Muñoz Álvarez había intentado, el pasado 6 de Abril del 2020, quiso proponer como una solución ante la pandemia sanitaria lo mismo en la XXXII Sesión ordinaria de Cabildo. Allí presentó fuera de la orden del día la venta del predio 101-004-238-002 con un tamaño de 6,659.580 m2 a 13 millones de pesos. Por ello, fue bajado de la orden del día.

BCSicletos argumentó que dicha “propuesta de analizar la manera de no recibir la donación del área que por mandato legal Promotora El Salate, debe entregarse a la comunidad”. 

El alcalde debe sentir una presión enorme porque ese fraccionamiento costero urbano pertenece a una filial del grupo Questro de la familia Sánchez Navarro, quienes prácticamente son dueños de la capital de Los Cabos y su clase política.

Además, Muñoz Álvarez usó su influencia en el cabildo, hace unos meses, con el objetivo de beneficiar a un miembro de la poderosa familia como es Miguel Sánchez Navarro Madero, impulsor del Hampton Inn, un proyecto violatorio del Programa de Desarrollo Urbano para el Centro de Población 2018-2021 (PDUCP).

En este caso, Comisión de Desarrollo Urbano, Ecología y Medio Ambiente solicitó la anuencia de los regidores para construir un edificio de 40 metros en una zona donde se permite un coeficiente de 24.5 metros de altura, pero la idea no prosperó.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *