En toda Asia, África y América Latina los bosques han sido arrasados a un ritmo alarmante durante la pandemia de coronavirus, según las nuevas investigaciones, ya que la aplicación de la legislación ambiental ha sido dejada de lado y los aldeanos han recurrido a la tala para obtener ingresos en algunas partes del mundo.

Desde el comienzo de la pandemia de coronavirus, las alertas de pérdida de bosques han aumentado en un 77% en comparación con el promedio de 2017 a 2019, según los datos del Global Land Analysis and Discovery (GLAD) -un sistema mundial de alerta para el agotamiento de la cubierta forestal- y compilados por el organismo de conservación WWF Alemania.

Las alertas de GLAD se basan en la detección por satélite de la pérdida de la cubierta forestal. Si bien no pueden atribuirse definitivamente a la deforestación o a la tala, son el mejor indicador mundial del cambio de la tierra a lo largo del tiempo.

“En algunas partes del mundo se ha producido un colapso de la economía local y la gente está recurriendo a la tierra que les rodea para encontrar lo que necesitan para sobrevivir”, dijo Mike Barrett, director ejecutivo de ciencia y conservación de WWF-Reino Unido.

El tema ha adquirido una nueva urgencia, ya que un creciente conjunto de pruebas científicas ha vinculado la deforestación y el cambio de uso de la tierra a los brotes de enfermedades infecciosas.

Sven Wunder, asociado principal del Instituto Forestal Europeo en Barcelona, cree que si se produce una crisis económica mundial, la demanda de productos básicos asociados a la deforestación disminuirá. 

“Estudiando lo que ha sucedido en anteriores recesiones mundiales, se puede ver que debería haber menos deforestación en el futuro”, dijo.

Pero otros temen que la desesperación por recuperarse de los reveses económicos pueda hacer que las empresas abandonen las promesas de deforestación existentes. 

Los expertos creen que las protecciones legales son la mejor herramienta que tienen los gobiernos para defender los bosques. 

Información de Climaterra.org

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *