Javier Burillo Azcárraga, propietario del hotel Las Ventanas al Paraíso, fue acusado de causar la muerte de su hijo menor al conducir una embarcación.

Javier Burillo Azcárraga fue detenido bajo sospecha de homicidio involuntario en contra de su hijo menor, de 11 años de edad, y de operar un bote bajo la influencia del alcohol, según dio a conocer la policía de Tiburón, California. El niño y su hermano mayor supuestamente fueron arrojados por la borda debido a una ola, para después ser golpeados por el bote.

A Burillo Azcárraga se le impuso una fianza de un millón de dólares, según informaron medios locales. El jefe de policía de Tiburón, Michael Cronin, explicó que el empresario y su familia estaban en un viaje familiar el domingo pasado en aguas cerca de San Francisco, cuando sus hijos, de 11 y 27 años, fueron golpeados por la borda mientras el manejaba la embarcación.

El hijo mayor presentó cortes en una pierna, pero su hermano menor “sufrió heridas traumáticas graves”, dijo la policía. El padre llevó a sus dos hijos al Corinthian Yacht Club, donde el menor fue declarado muerto. Burillo Azcárraga contactó a la policía el domingo por la noche y falló en la prueba de aliento de alcohol. Es así que se procedió a su arresto en Belvedere por cargos de homicidio vehicular con una embarcación, daños o lesiones intencionales a un niño y operar un bote bajo la influencia del alcohol.

Burillo es parte de la prominente familia Azcárraga, quien fundó el canal de televisión Televisa y transmite en toda América Latina. Ha estado detrás de varios complejos hoteleros y restaurantes de lujo en México, entre los que se incluyen Las Ventanas al Paraíso, un exclusivo complejo turístico en Los Cabos, Baja California Sur (BCS).

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *