Hoy por la tarde, una denuncia en redes evidenció los trabajos de perforación que se realizan en una zona de rescate de manglar, establecido por el Centro Estatal de la Secretaría de Transportes y Comunicaciones, como parte de su plan de rescate de manglares de bahía Falsa tras las remodelaciones hechas a la carretera La Paz-Pichilingue.

“¿Dónde están los ambientalistas y los ciudadanos que defendemos la naturaleza?, se preguntó Salvador Meza Cota en una publicación, en la que presentó fotografías de los trabajos efectuados en una zona protegida.

Anteriormente, la dependencia federal fue acusada por dañar un manglar colindante al Área de Protección de Flora y Fauna de Balandra. Desde varios días, testigo observaron la presencia de expertos en topografía haciendo mediciones sobre la zona que, supuestamente, fue creada para reparar el daño ambiental ocasionado.

Sin embargo, el culpable sería una de las empresa contratadas por las subsidiarias de New Fortress Energy, quienes abandonaron el viejo plan de colocar las enormes estructuras de metal alejados de la carretera, enviándolo hacia enfrente de un terreno conocido como Cajón de Pichilingue, con el objetivo de instalar el entramado eléctrico que conectará la central eléctrica privada con la red de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

De hecho, hace unas semanas la familia Cota denunció que empleados de la empresa comenzaron a perforar los 7 metros necesarios para la cimentación de los postes metálicos de la red de la central eléctrica.  

En esta zona, el Centro de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, en Baja California Sur, inició la ampliación y rectificación algunas curvas, según consta en el oficio SGPA/DGIRA/DG/05466, con fecha del 27 de julio de 2018, con el resolutivo de la Manifestación de Impacto Ambiental modalidad Regional del Ramal Pichilingue, presentada a la Semarnat.

Esto obligó a entablar el diálogo con los dueños de los terrenos para comprarles el derecho de vía. Los Cota acordaron ceder 16,000 metros cuadrados para el paso de la carretera, pero hubo una modificación a lo bosquejado anteriormente, y la parte afectada pasó a 32,000 metros cuadrados, aprovechando el vacío para acaparar más. Con la concesión de la SCT se escudó la filial de New Fortress Energy

Lo cierto es que estos delicados ecosistemas están enlistados en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, en la que se lee las cuatro especies sujetas a protección especial por la autoridad ambiental: Rhizophora mangleLaguncularia racemosa; Avicennia germinans y Conocarpus erectus.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *